Como Trabajar el Marketing de Contenidos

La ubicación puede haber sido el mantra para las empresas en el pasado, pero en la actualidad es sin lugar a dudas es el contenido. El Marketing de Contenidos o Content Marketing es más complejo que nunca. Unos momentos en Internet te mostrará que las empresas están creando grandes cantidades de contenido y distribuyéndolo a través de múltiples canales, lenguajes y lugares.

Tácticas de sonido envolvente y la automatización han sido elementos cruciales de los programas de marketing por mucho tiempo, lo que permite a los vendedores llegar a nuevos y existentes clientes a través de una variedad de plataformas y canales. Una de las claves para la ampliación de un programa de marketing de contenidos es el uso de las herramientas adecuadas para ayudar a automatizar, estandarizar y optimizar sus esfuerzos a fin de obtener el resultado óptimo.

Sin embargo, tener este tipo de herramientas en su lugar es sólo una pieza del rompecabezas. Con múltiples creadores que publican contenido al consumidor a la vez, hay numerosas oportunidades de inconsistencias en muchas áreas. Una investigación que Acrolinx realizó sobre 340 marcas, ha demostrado que sólo el 31 por ciento supera la puntuación de impacto en la calidad cuando se trata de contenido. Eso significa que el 69 por ciento de las marcas están fallando para garantizar adecuadamente que lo que producen es de alta calidad, consistente y preciso.

Pero incluso cuando tienes tu contenido empaquetado con el más alto estándar de calidad, es el momento de abordar el siguiente paso – ¿cómo y cuando debe llegar el contenido?

Todo está en el contexto.

Hay tres dimensiones del contexto que cada empresa debe tener en cuenta, ya que traza su estrategia de contenido.

Contexto 1: ¿Quién es mi cliente?

Parece fácil, ¿verdad? Sin embargo, muchos productos o servicios tienen múltiples compradores, por lo que tu contenido debe ser preciso. Un consejo útil es crear perfiles de clientes para ayudar a personificar clientes y claramente trazar lo que son y lo que les importa. Tómate el tiempo para ajustar los factores en tu contenido para asegurarte de que encaja con cada cliente. Por ejemplo, si tu contenido tiene un tono formal o uno informal, ¿Requiere un tono inspirador o uno práctico? Estas son las cosas a tener en cuenta.

Contexto 2: ¿Dónde está mi cliente?

En el mundo de hoy, los consumidores están constantemente tratando de obtener información y conocer todo lo que se cruza en su camino. Al principio del proceso de compra, los clientes son más propensos a requerir contenido informativo, mientras que después se centran en las características y comparaciones.

Contexto 3: ¿Cómo  accede mi cliente a la información?

Las organizaciones tienen que ser sensibles a los dispositivos y los destinos donde sus audiencias están consumiendo contenido. Por ejemplo, no deberías envíar un caso de estudio de cinco páginas por correo electrónico, y tampoco deberías esperar a que tu público vea un video de 10 minutos en tu página principal. Tampoco es suficiente determinar exactamente dónde tu cliente está buscando información – es importante asegurarse de que una vez que accede a ella, obtendrá la experiencia más eficaz posible. Esto es clave para determinar si tu cliente se quedará con tu marca.

Con los análisis adecuados, los creadores de contenido pueden hacer recomendaciones sólidas para sus estrategias que aseguren la participación máxima. Presta mucha atención a estos análisis para detarminar donde están gastando más tiempo tus lectores y cuántos de ellos son ahora clientes potenciales.

Emparejar estas métricas con la capacidad de satisfacer las expectativas de los clientes en cuanto a la entrega de contenido de alta calidad dará lugar a tácticas de marketing de contenidos mucho más eficaces e inteligentes.

Leave a Comment